miércoles, 25 de junio de 2014

El salvavidas

La hora de la siesta se convertía en una pequeña eternidad. La casa se volvía silenciosa.  Sólo se oían pájaros y moscas que sobrevolaban mi cara.  Entonces el tedio era el silencio. Y los minutos pasaban sin que se moviera una nube, sin que se moviera el mundo. Temía, entonces, que no volviese nada a la vida y que me tuviese que quedar  entre las moscas escuchando pájaros.  Era el momento de inventar juegos solitarios. Perseguir una hormiga hasta su casa, observar una mariquita andando por mi dedo hasta que se decidía a abrir las alas y volar o simplemente sentir la tierra entre mis manos. Era una aventura ver como mis uñas se ponían negras de barro.  Estaba inventando la manicura francesa a la inversa. Estaba construyendo un mundo paralelo que apagaba con enorme éxito el tedio del silencio. Entonces no lo sabía, pero, estaba fabricando ese pedazo de mundo que día a día me salva la vida. 

7 comentarios:

  1. Me ha encantado Lourdes es optimista el relato y calmado transmite opciones de conseguir lo deseado poco a poco. Abrazos te persigo e invitada quedas a montesinadas.

    ResponderEliminar
  2. Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí:
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    280ypunto

    ResponderEliminar
  3. Gracias Manuel, has comprendido perfectamente el mensaje. un abrazo, me voy a Montesinar también. Gracias Marga.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito, Lourdes. Me encanta cómo cuentas esas pequeñas-grandes historias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Oculto tras esas puertas rojas, está ese pedazo de mundo que día a día nos salva la vida.
    Es muy sugerente la foto. Capta la luz y el silencio. Y tras esas puertas silenciosas y cerradas pueden nacer mundos extraordinarios .
    Un beso Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Shandy tu también tienes un mundo interior grande detrás de puertas y ventanas. Son mundos salvadores. Sin duda. He estado ausente un tiempo pero vuelvo.. un beso

      Eliminar